El Museo Estatal Ruso es el primer museo estatal de artes plásticas rusas fundado en el país por decreto del último emperador ruso, Nicolás II, en 1895. Hoy es el museo de arte ruso más grande del mundo: un complejo arquitectónico y artístico único ubicado en el centro histórico de San Petersburgo, que es al mismo tiempo un depósito de valores artísticos, un reconocido centro de restauración, un prestigioso instituto de investigación científica, uno de los mayores centros de trabajo cultural y educativo del país, y además, un centro científico y metodológico que supervisa el trabajo del resto de museos artísticos de Rusia.

El Museo Estatal Ruso ha sido considerado objeto del patrimonio cultural de Rusia de especial valor por decreto del Presidente de la Federación Rusa. 

La colección del museo cuenta con más de 400.000 piezas en su catálogo y abarca todos los periodos históricos, así como las diferentes tendencias, del milenario desarrollo del arte ruso −más de 1.000 años: del siglo X al siglo XXI−, todos sus tipos y géneros principales, todas sus corrientes y escuelas. 

A lo largo de sus salas, la exposición permanente presenta reconocidas obras maestras de la pintura de iconos de la antigua Rusia, retratos del siglo XVIII, y obras destacadas de célebres maestros de los siglos XVIII-XIX. La colección de las obras de vanguardia rusa es completa y diversa. Los trabajos de los maestros del periodo soviético reflejan la vida del país después de la Revolución de 1917, incluso las duras jornadas de trabajo, las hazañas militares, las construcciones a gran escala y los retratos de los héroes de aquella época. 

Asimismo, en el museo se exhiben obras de artes populares, decorativas y aplicadas, artesanías, bordados, telas, fragmentos de isbas rusas –típica vivienda campesina rusa− y trajes femeninos de diferentes estamentos y provincias. 

El complejo arquitectónico que alberga está integrado por cuatro edificios que son destacados monumentos de la arquitectura de los siglos XVIII y XIX: los palacios Mijáilovski, Stróganov y de Mármol, y el Castillo de San Miguel. Además de la exposición permanente, en ellos se realizan exposiciones temporales. También forman parte del complejo del museo unos hermosísimos espacios verdes: el Jardín Mijáilovski, el Jardín de Verano, en el Palacio de Verano, y la Casita de Pedro I. 

 

Palacio Mijáilovsky 

El palacio Mijáilovsky fue diseñado por el arquitecto C. Rossi en 1819-1825 y está considerado un perfecto ejemplo del neoclasicismo ruso del primer tercio del siglo XIX. En 1895 se inauguró en el palacio el primer Museo Estatal de Bellas Artes. El 7 de marzo de 1898, según el calendario juliano −19 de marzo según nuestro calendario gregoriano−, el museo abrió sus puertas a los visitantes. ((En la actualidad la colección del Museo Ruso cuenta con más de 400.000 obras y abarca todos los periodos históricos y tendencias del desarrollo del arte ruso, sus tipos, géneros, corrientes y escuelas principales por un período de más de 1000 años: del siglo X al XXI. 

En la exposición están representadas las obras maestras de la pintura de iconos (Rublev, Dionisio), retratos (D. Levitsky, A. Venetsiánov), esculturas (F. Shubin, S.Pímenov) y mosaicos del siglo XVIII, obras de los pintores del movimiento “Peredvizhniki” (I. Repin, V. Perov) y del grupo de artistas del “Mundo del Arte” y “Unión de los pintores rusos” (K. Sómov, P. Konchalóvsky), así como los pintores vanguardistas de inicios del siglo XX (V. Kandinsky, K. Malévich, P. Filónov).

Agenda de actividades Cerrar